Influenza Aviar o Peste Aviar

Es una enfermedad infecciosa de las aves causada por el virus A de la influenza. Si bien todas las aves son vulnerables a la influenza aviar, las aves acuáticas migratorias, en particular los patos salvajes, constituyen el reservorio natural de los virus de la influenza aviar y esas aves son también las más resistentes a la infección.

Generalidades

Es una enfermedad infecciosa de las aves causada por el virus A de la influenza. Si bien todas las aves son vulnerables a la influenza aviar, las aves acuáticas migratorias, en particular los patos salvajes, constituyen el reservorio natural de los virus de la influenza aviar y esas aves son también las más resistentes a la infección. Las aves de corral domésticas, en particular los pollos y los pavos, son especialmente vulnerables a las epidemias de influenza. Los síntomas en las aves varían desde una enfermedad leve hasta un cuadro altamente contagioso y rápidamente mortal que da lugar a epidemias.

Se conocen 15 subtipos de virus de la influenza que infectan a las aves lo que representa un amplio espectro de reservorios del virus. Hasta la fecha, todos los brotes de la forma hiperpatógena han sido causados por los subtipos H5 y H7 de la cepa A.

Características del virus de la influenza

Todos los virus de la influenza del tipo A, incluidos los que regularmente causan epidemias estacionales en el hombre, son genéticamente lábiles y están bien adaptados para eludir las defensas del huésped. Los virus de la influenza carecen de los mecanismos de «corrección de pruebas» y reparación de errores que operan durante la replicación genética. Como resultado de esos errores no corregidos, la composición genética de los virus cambia conforme se van replicando en el hombre y en los animales, y la cepa original se reemplaza por una nueva variante antigénica. Estos cambios constantes y por lo general pequeños de la composición antigénica de los virus A de la influenza es lo que se denomina «deriva» antigénica.

La tendencia de los virus de la influenza a experimentar cambios antigénicos frecuentes y permanentes obliga a vigilar constantemente la situación mundial de la enfermedad y a introducir cada año ajustes en la composición de las vacunas. Ambas actividades son una piedra angular del Programa Mundial de la OMS contra la Influenza desde sus inicios en 1947.

Los virus de la influenza presentan una segunda característica de interés en salud pública: la cepa A de influenza, incluidos los subtipos de diferentes especies, pueden intercambiar o «recombinar» su material genético y fusionarse. Ese proceso de recombinación, conocido como «shift» (cambio) antigénico, desemboca en un nuevo subtipo distinto de los dos virus originales. Como las poblaciones carecen de inmunidad frente al nuevo subtipo, y sin vacuna alguna que confiera protección contra él, el cambio antigénico ha dado lugar a lo largo de la historia a pandemias altamente letales. Para que ello ocurra, el nuevo subtipo ha de poseer genes de los virus de la influenza humana que le permitan transmitirse fácilmente de una persona a otra durante periodos sostenibles.

 

Situación actual de la epidemia en aves

Se considera que el contacto directo o indirecto de aves domésticas con aves acuáticas migratorias salvajes es una causa frecuente de epidemias. Los mercados de animales vivos son otro eslabón importante en la propagación de esas epidemias.

Recientemente se ha demostrado que los virus de baja patogenicidad pueden, después de circular durante periodos breves en una población de aves de corral, mutar y transformarse en virus hiperpatógenos.

Se ha demostrado que las aves infectadas por el virus de influenza H5N1, pueden eliminarlo en grandes cantidades en las heces, y el virus puede sobrevivir por lo menos 35 días a 4°C en las heces. El virus puede sobrevivir por largos períodos en tejidos y heces de aves enfermas y en agua. En ésta última, el virus puede sobrevivir hasta cuatro días a 22°C y más de 30 días a 0°C. El virus sobrevive indefinidamente en congelación. Esta permanencia del virus es fuente de infección para otras poblaciones de aves.

La epidemia de influenza aviar causada por la cepa H5N1 comenzó a mediados de diciembre de 2003 en la República de Corea afectando también a otros países. Recientemente la Organización Mundial para la Salud de los Animales (OIE) ha reportado la presencia del virus de alta patogenicidad H5N1 de Influenza Aviar en las muestras tomadas en aves domésticas en Turquía, Irak y Nigeria, mismos que se suman a los anteriormente reportados e incluyen a Camboya, China (incluyendo Taiwan), Croacia, Hong Kong, Indonesia, Japón, Kazakhstan, Laos, Malasia, Mongolia, Filipinas, Rumania, Rusia, Tailandia, Ucrania y Vietnam; representando una amenaza especial para la salud pública.

En Rumania, investigaciones sobre las muertes recientes de aves de corral, han identificado el subtipo H5 del virus de Influenza aviar. Se pondrán en marcha pruebas para determinar la diseminación y la patogenicidad del virus. Las autoridades de ambos países han emprendido medidas de control recomendadas por la OIE y la FAO. La OMS proporciona los reactivos para el diagnóstico y otras pruebas que apoyan al laboratorio nacional. Se han enviado muestras virales a los laboratorios de referencia de la OIE/FAO y de la OMS, para su tipificación y comparación con aislamientos virales procedentes de humanos en Asia.

Se modifica el papel de los patos domésticos en Asia

Un estudio realizado en patos domésticos que resultaron infectados durante este año con virus de la Influenza Aviar H5N1, muestra que las aves enfermas tienen largos periodos de excreción del virus, la mayoría sin mostrar síntomas lo que sugiere que los patos domésticos pudieran estar actuando como un reservorio. Así mismo se encontró que en comparación con el virus de la gripe aviar hiperpatógeno de brotes anteriores, el virus H5N1 que actualmente está circulando tiene un periodo de vida más largo en el medio ambiente.

Hasta la fecha no existe evidencia que establezca relación entre casos humanos de influenza Aviar H5N1 y la exposición a patos domésticos aparentemente sanos. Lo preocupante de estos hallazgos es que los patos domésticos asintomáticos pueden transmitir y excretar el virus por largos periodos, por lo que la población no podría tomar precauciones a tiempo.
Recomendaciones de Salud Pública para países afectados:

  • Las investigaciones actuales de casos humanos deben incluir la exposición a patos o aves domésticas aparentemente sanos.
  • Someter a revisión las recomendaciones actuales emitidas para las personas que viven en áreas afectadas con la finalidad de que incluyan las precauciones que se deben tomar con los patos aparentemente sanos.
  • Los patos no deben adoptarse como mascotas ni tampoco permitirse dentro de la casa.
  • Es necesario evitar que los patos entren en contacto con fuentes de abastecimiento de agua para consumo humano.
  • La carne y huevos de pollo o pato debidamente cocinados no representan un riesgo para la salud humana.
  • El riesgo de exposición más alto es durante la matanza, desplume, y preparación de las aves para cocinar.
  • La OMS aconseja a los países que han presentado brotes en aves de corral, que tomen precauciones, en particular durante la matanza, y el seguimiento de personas con antecedentes de posible exposición y fiebre o síntomas respiratorios.
  • La OMS sigue recomendando a las personas que viajan hacia áreas que presentan brotes de H5N1 de alta patogenicidad, que eviten el contacto con animales vivos en mercados y granjas avícolas.
  • Se aconseja a las poblaciones que eviten el contacto con aves migratorias muertas o con aves salvajes que presenten signos de la enfermedad.
  • El contacto directo con aves de corral infectadas, o superficies y objetos contaminados por sus excretas, se considera como la ruta principal de infección humana.
  • No hay evidencias de que las aves bien cocinadas o sus derivados puedan ser una fuente de infección.
  • Los países localizados a lo largo de las rutas migratorias necesitan vigilar a las aves salvajes y domésticas en busca de los signos de la enfermedad.

El Colera Aviar y Newcastle Velogenico son otras enfermedades que su diagnostico puede ser confundido con la Peste Aviar.

 

Fuente: cenavece.salud.gob.mx

 

Both comments and pings are currently closed.

Los comentarios estan cerrados.